Skaters

Esguinces de tobillo: lesión común en la práctica del skate

Por: Natalia Matus | 25 de Julio 2017
Fotografía: LCC

Un movimiento errado en medio de un truco o la sobre exigencia a la hora de practicar pueden ser los factores detonantes de contraer una lesión, siendo los  esguinces en el tobillo  una de las lesiones más comunes entre los skaters. Por ello, el kinesiólogo Mario García habló sobre cómo se produce un esquince, cuáles son los tipos de esguince y cómo se pueden prevenir.

Según el profesional “un esguince es un lesión en el ligamiento que estabiliza la articulación y sucede a raíz de un sobre esfuerzo de la articulación, en el caso de los tobillos, es porque se mueven más de lo normal y su anatomía se ve comprometida, ya sea por distensión o por rotura parcial o completa”.

Los esguinces se clasifican en 3 tipos:

1.- Esguinces de primer grado: Se producen por distensión de los ligamentos que unen los huesos del tobillo. La hinchazón es mínima y el  skaters puede volver a realizar deporte en dos o tres semanas.

2.- Esguinces de segundo grado: Los ligamentos se rompen parcialmente produciendo hinchazón inmediata. Se recomienda que los skaters mantengan un periodo de reposo de tres a seis semanas antes de volver a la actividad normal.

3.- Esguinces de tercer grado: Son los más graves y suponen la rotura completa de uno o más ligamentos, normalmente no precisan cirugía. El tiempo de recuperación es de mínimo unas 8 semanas.

¿Cómo prevenir un esguince?

Mario García recomienda no sobre exigir el cuerpo y practicar las horas que nuestro cuerpo pueda resistir, así también evitar trucos muy arriesgados sin practicar anteriormente, utilizar el calzado adecuado y estar concentrado 100% en lo que se está haciendo, ya que la mayoría de los esguinces pueden evitarse.

¿Qué hacer si me lesionó?

Lo más importante es asistir a un recinto asistencial , no automedicarse y seguir los siguientes pasos:

1.- Reposo: Elimina toda carga sobre el tobillo lesionado, si tienes un bastón úsalo como apoyo parcial.

2.- Hielo: Coloca hielo sobre la zona inflamada por periodos de tiempo de 30 minutos.

3.- Compresión: Comprime la zona lesionada con un vendaje elástico. La tensión del vendaje debe ser firme y uniforme, pero nunca debe estar demasiado apretado.

4.- Elevación: Mientras te aplica hielo, eleva la zona lesionada por encima del nivel del corazón.

Etiquetas

Publicidad | Ir al sitio