Magazine

Consejos para empezar un buen año escolar

TVU
Fotografía: Pexels.com
Comparte

Una vez finalizadas las vacaciones hay que cumplir con ciertas obligaciones que cesan durante el verano. Y es que los estudios son uno de los deberes esenciales para tu desarrollo humano, pero a veces no resulta tan sencillo, principalmente por la falta de técnicas de aprendizaje, estudiar a cualquier hora, no alimentarse de manera correcta o recuperar el ritmo luego de las vacaciones.

Para darle inicio a este nuevo período académico de la mejor manera, no puedes dejar de revisar cada uno de estos consejos para empezar un buen año escolar:

Apoyarse en los padres

Es relevante que tus padres incorporen parte de tus tareas escolares dentro de su rutina diaria. Esto te ayudará a asumir la responsabilidad de trabajos y pruebas.

De acuerdo con estudios e investigaciones internacionales se demostró que existe una relación entre prácticas familiares con positivos resultados escolares, lo que deja en claro que cuando hay interés de ambas partes, el nivel de aprendizaje y motivación entrega mejores resultados.

No llegar tarde a clases

La responsabilidad es un factor determinante para empezar un buen año escolar, es por eso que debes llegar a tiempo a clases ya que de esta forma te resultará mucho más sencillo hacer las pruebas y tareas.

Una de las alternativas para llegar temprano a clases es tener una rutina de sueño, con un tiempo límite para ir a dormir. De esta forma, despertar ya no será tan arduo. Es importante también contabilizar cada una de las ausencias escolares, ya sean por actividades familiares o viajes, y siempre estar en contacto con el colegio en caso de que se presente alguna de estas situaciones.

Tomar apuntes y escuchar al profesor

Quizá esta frase pueda sonarte muy común y repetitiva, pero no por eso deja de ser una muy buena idea. Si haces el intento y escuchas al profesor mientras tomas buenos apuntes, te ahorrarás un montón de tiempo a futuro.

¿Cómo tomar buenos apuntes? Muy sencillo, básicamente debes escuchar con atención al profesor, y cuando haya terminado la idea escribe lo que entendiste a tu manera. Es importante usar palabras claves y que sea claro, para que al momento de leerlo nuevamente tengas buena recordación de lo que escuchaste. Como consejo, nunca te quedes con dudas, si tienes una pregunta, ve donde el profesor durante la clase o al finalizar.

Crear mapas conceptuales

Hacer mapas conceptuales es una de las metodologías ideales para empezar un buen año escolar. Esta siempre va acompañada de los apuntes en clases. Para ello, debes unir cada uno de los conceptos de la temática abordada mediante líneas conectoras y palabras de conexión, las cuales deben explicar la relación que hay entre cada uno de estos conceptos que van unidos.

No es necesario que sea un gran mapa conceptual, sino que, de acuerdo a lo que pudiste comprender, resumas en palabras e ideas y hagas una conexión correcta de cada una de ellas. Para ello, debes poner mucha atención en lo que se dicta durante la clase.

Dormir bien

Dormir las horas suficientes no solo ayudará a que te levantes a tiempo, sino que además a que te sientas bien y estés preparado para comenzar un día repleto de aprendizaje. Las horas de sueño que se necesitan dependerán de la edad que tengas y de la etapa escolar en la que te encuentres.

Por ejemplo, entre los 6 a 12 años se recomienda dormir entre 9 a 12 horas, mientras que si tienes entre 13 y 18 deberás hacerlo entre 8 a 10 horas. De todos modos, si es necesario, pregúntale a tu médico cuánto es lo que necesitas.

Mantener una dieta saludable

Si mantienes en tu rutina alimenticia una dieta saludable y a la vez haces ejercicio con frecuencia, podrás tener una mejor concentración durante tu día en el colegio. Es importante que los alimentos que consumas tengan un equilibrio, que incluya frutas y verduras, proteínas, grasas saludables e hidratos de carbono en baja porción.

Ir a la biblioteca

Para empezar un buen año escolar debes tener planificado una rutina de tiempo en la biblioteca. Es importante que acudas a ella con frecuencia y que pidas materiales extraprogramáticos para estudiar en profundidad lo que necesitarás para la prueba. Acostúmbrate  a ir al menos dos veces por semana y si puedes más, mucho mejor.

Estudiar con anticipación para las pruebas

¿Alguna vez te ha pasado que has tenido que estudiar para una prueba y lo terminaste haciendo la noche anterior? Si empiezas desde el primer momento, podrás disfrutar del proceso y comprenderás de mejor manera cada uno de los contenidos tratados; de otro modo, si lo haces con pocas horas será mucho más difícil entender con claridad los conceptos y se perderá el verdadero sentido.

La mejor hora para estudiar dependerá de ti. A muchos los acomoda de noche y a otros durante las mañanas, lo importante es descubrirlo y no dejar de hacerlo.

Aprovechar los recursos digitales

Es vital que estés siempre en contacto con tu profesor, compañeros y grupos. Cuando no te encuentres en clases es muy importante que aproveches los recursos digitales que estén a tu alcance ya que te generarán mayor motivación; no obstante, para ello es indispensable tener fuerza de voluntad para concentrarte en lo que haces.

Contar con un espacio tranquilo y silencioso

Si vas a estudiar en casa, es muy importante que durante tu etapa escolar cuentes con un escritorio bien iluminado y lo más alejado posible de ruidos u objetos distractores. Si no tienes un espacio así, habla con tus padres al respecto y creen en conjunto una forma de generar una zona disponible y apta para el estudio.

Unirse a equipos o clubes escolares

No debes tener miedo a unirte a un club escolar pues es muy seguro que los demás sientan el mismo nerviosismo que tú, solo elige lo que más te gusta. Por ejemplo, si el básquetbol es lo que realmente te gusta, pero tus amigos son fans del fútbol, no dudes en optar por el básquetbol ya que podrás hacer amistades nuevas. Recuerda que no es necesario que estés con tus amigos en todos lados, sino que en diferentes lugares y así te sientas cómodo donde sea que vayas.

Planifica tu año

Es muy relevante que establezcas el tiempo para las cosas que te gusten ya que tampoco todo se trata de estudio pero, si no planificas tu año, el tiempo siempre se hará más escaso. Hacerlo es mucho más simple de lo que crees, solo establece tus horas de estudio, ordena, fija los tiempos y a la vez deja espacio para que compartas con familiares y amigos.

Estos consejos para empezar un buen año escolar son realmente trascendentales para lograr el éxito, por lo que si aún no has comenzado a aplicarlos en tu rutina académica ya es tiempo de comenzar a hacerlo.

Etiquetas de esta nota:
Comentarios