Prensa

Gratuidad en riesgo: UdeC explica por qué es urgente retomar actividades académicas

TVU - Panorama UdeC
Fotografía: Raphael Sierra P. | Diario Concepción
Comparte

La mantención del beneficio de gratuidad, las prácticas y la extensión de las clases, al menos, hasta el 1 de febrero próximo, son las principales situaciones que preocupan a las autoridades de la Universidad de Concepción, producto de la paralización y ocupación de espacios por parte del movimiento feminista.

Luego que fracasara la mesa de trabajo entre Rectoría y las Mujeres Autoconvocadas, las autoridades del plantel llamaron a retomar el diálogo con la devolución de las facultades en toma. Una requerimiento que, para la directora de Docencia, Carolyn Fernández, reviste carácter de urgente.

– Formación de calidad y extensión de semestres: Según la directora, hay carreras y facultades que se encuentran incluso iniciando la semana 8 de paralización. Y para poder asegurar las condiciones de calidad,  las carreras que están en el límite, iniciando sus clases hoy, podrían terminar sus clases el 14 de septiembre, para iniciar el segundo semestre el 24 de septiembre y concluir el 1 de febrero las clases del segundo semestre.

– En riesgo las prácticas de miles de estudiantes: Los convenios de prácticas con centros educativos y clínicos son diseñados en función de los requerimientos de los propios establecimientos, quienes no estarían dispuestos a un retraso de un mes para iniciar el segundo semestre. Por ejemplo, la Facultad de Educación debe responder a 250 establecimientos educacionales, donde deben realizar prácticas progresivas y profesionales 1.230 estudiantes, quienes ya tienen atraso en su calendario.

“Es un desfase que pone en riesgo los cupos de prácticas y los convenios con los establecimientos educacionales y centros de salud. Si no cumplimos, no somos deseables”, advirtió Fernández.

– Gratuidad y otros beneficios: En la universidad casi 12 mil estudiantes tienen la Beca de Gratuidad. El retraso en la actividad académica y el registro tardío de notas arriesga el no cumplimiento de la entrega de informes al Ministerio de Educación necesarios para dar continuidad a estos beneficios. La entrega de los informes debe ser realizada de forma única por la Universidad en marzo de 2019, por lo que es imperativo finalizar las clases a más tardar en febrero.

“De la cantidad tan grande de estudiantes que tenemos, podríamos tener al menos un estudiante que se haya enfermado en este proceso, tenga una licencia médica y quede en condición de pendiente, y en marzo no podríamos informar sobre ellos, y no se nos permiten reportar de forma individual, es solo un informe por universidad, y si no se entrega se pierden las becas y beneficios”, señaló la directora de Docencia.

Etiquetas de esta nota:
Comentarios