Prensa

Declaración pública por manifestaciones en la Universidad de Concepción

Comunicado de Prensa
Fotografía: UdeC
Comparte

Ante las recientes manifestaciones estudiantiles y ocupación de algunos recintos universitarios por parte de alumnos y alumnas de nuestra Casa de Estudios, la Rectoría de la Universidad de Concepción se hace el deber de informar a la comunidad universitaria y regional:

  1. Nuestra profunda preocupación por la forma violenta en que algunos sectores están manifestando su  desacuerdo con cuestiones de orden nacional y otras estrictamente de carácter interno.
  2. La preocupación manifestada obedece a que desde la Rectoría, no solo hemos explicitado y demostrado de manera concreta nuestra voluntad y disposición para establecer los mecanismos de diálogo directo que permitan abordar los rezagos históricos de nuestra institución, sino que, además, en aquellas cuestiones de
    pertinencia nacional asociadas con políticas públicas o de competencia gubernamental o legislativa, hemos abierto espacios democráticos para el debate. Ello puede apreciarse, por ejemplo, en los denominados Diálogos del Presente, en los cuales se ha hecho análisis y discusión rigurosa en torno a cuestiones relevantes, tales como el conflicto Mapuche, el rol de los COSOC y la participación ciudadana en tópicos de contingencia regional. Con este mismo interés, próximamente, se abordarán temas como el TPP11, las Rentas Regionales, el PACYT como mecanismo de superación de las políticas extractivistas, el financiamiento de la educación superior, entre otros; todos temas que serán discutidos con expositores de alta relevancia profesional y representativos de la diversidad del pensamiento nacional. En otras palabras, hemos puesto en ejecución nuestra convicción de que la Universidad debe constituir un centro de pensamiento crítico frente a las materias que determinan el tipo de desarrollo del país y la calidad de vida de nuestras conciudadanas y conciudadanos, siempre en un marco de respeto y tolerancia en la que la discrepancia y el intercambio de ideas sean un valor que nos reconoce como sujetos democráticos.
  3. Por lo demás, insistir en este camino de diálogo y debate democrático nos permitirá evitar las consecuencias negativas inherente a la interrupción de las actividades académicas regulares y erradicar formas de violencia hacia la comunidad, como lo son las tomas de facultades y otras unidades académicas. Para todas y todos los actores universitarios, es sabido que la interrupción prolongada del calendario académico conlleva efectos nefastos sobre la formación de los profesionales que egresan de nuestra institución, especialmente cuando los procedimientos de presión estudiantil se repiten, de manera anual, a lo largo de la carrera del estudiante; incluso, en carreras específicas, hemos detectado la pérdida de hasta un año de formación. También afecta negativamente muchas otras actividades relevantes del quehacer estudiantil y académico, tales como la docencia de postgrado, la investigación, la asistencia técnica, la vinculación con el medio y la administración universitaria, todas las cuales representan una fracción altamente significativa de nuestras actividades diarias.
  4. Del mismo modo, no podemos dejar de expresar nuestro categórico rechazo a la radical forma en que muchas veces se expresan las manifestaciones estudiantiles al interior del Campus. Los efectos de rayados y destrozos en el eje patrimonial de nuestra Universidad, que ha sido reconocido como Monumento Nacional, nos afecta como comunidad universitaria y regional no solo porque altera nuestro lugar de trabajo y la convivencia social, sino que, además, porque puede traer consecuencias hacia la credibilidad de la institución en orden a preservar este patrimonio. Por ello, el cuidado del Campus debe ser corresponsabilidad de toda la comunidad y de cada una y cada uno de sus integrantes. En nuestro caso, como autoridad, reafirmamos la determinación de ejercer en plenitud las atribuciones reglamentarias y legales contra quienes persistan en atentar contra nuestro patrimonio, sean personas que pertenecen a la Universidad o ajenas a ella. Estamos empeñados en erradicar la violencia en todas sus expresiones, por ello, tenemos la responsabilidad y el compromiso de terminar con procedimientos que afectan el desarrollo normal de las actividades académicas.

Por último, hacemos una invitación a la comunidad estudiantil de la Universidad de Concepción a  idear formas democráticas para manifestar sus inquietudes, intereses y percepciones, formas que, por sobre todo, cuiden el patrimonio, cultural y social, arduamente construido a lo largo de 100 años de vida institucional y respeten los derechos de todas las personas que pertenecen a nuestra comunidad. En virtud de esto último, durante los próximos días, estableceremos un procedimiento de consulta a toda la comunidad universitaria, respecto de la validez de las formas empleadas por los estudiantes movilizados para manifestar sus demandas.

Carlos Saavedra Rubilar
Rector

Etiquetas de esta nota:
Comentarios