Prensa

Comisión del Senado aprobó en particular proyecto de Ingreso Mínimo Garantizado: ningún trabajador ganará menos de $300 mil

Gabriela Maciel
Fotografía: Agencia UNO
Comparte

Este semana, la Comisión de Hacienda del Senado aprobó en particular el proyecto de Ingreso Mínimo Garantizado, que busca establecer que ningún trabajador gane menos de $300.000.

La iniciativa entrega un subsidio estatal para que los trabajadores  que tengan jornada completa y de menores ingresos, reciban hasta $384.363.

Además, en la instancia se eliminó la indicación que dejaba fuera a casi 200 mil beneficiados, ya que se establecía que solo prestaran servicios en empresas de menos de 75 mil UF de ventas anuales, recibirían el subsidio.

Después de este trámite, que fue votado por unanimidad, deberá pasar a la sala del Senado donde será discutido en marzo, como consigna La Tercera.

La iniciativa que es impulsada por el Gobierno, buscaría dar respuesta a una de las demandas sociales presentes en las manifestaciones, que buscan un sueldo más digno.

Específicamente, el monto del subsidio es de $59 mil 200 para quienes ganan el salario mínimo ($301 mil), lo que permite alcanzar un monto bruto de $360 mil 200 y un monto líquido de $300 mil. Esto debido a los descuentos previsionales de salud y AFP.

Asimismo, la norma establece que ningún trabajador debe ganar menos que el mínimo.

Repercusiones

En cuanto a los efectos y reales beneficios de este proyecto el economista de la UDD, Carlos Smith, sostuvo en una entrevista con el Diario Concepción; “Nunca es suficiente, pero sin duda, es un buen esfuerzo del Estado, lo que tiene un aspecto positivo: no afectará a las empresas, por lo tanto, no atentará directamente contra el empleo. Alguien tiene que financiar esto y que se asegure la condición de permanente es lo más importantes. De lo contrario se cae a endeudamiento para solventar gastos permanentes y eso es muy complejo”.

Smith señaló que la gente estará mejor sí o sí, porque se trata de trabajos no calificados ,“Esto pasa por educación, con un buen sistema de capacitación, para ese mismo segmento, de manera de mejorar realmente sus capacidades y productividad. De pasar, será valorado por las empresas, las que estarán dispuestas a pagar mejores sueldos. Pero el problema es la efectividad de los cursos del Sence. Su nulo aporte a la productividad está avalado por estudios, por eso, el desafío es entender, permanentemente, lo que está necesitando el mercado”.

Sin embargo, existen críticas de que este gasto sea sustentado por el Estado y los impuestos de todos los chilenos, y no se les exija a las empresas, ya que esto no abordaría la creciente desigualdad en el país, ya que no se tocan las grandes corporaciones.

El director de la carrera de Ingeniería Comercial de la USS, Luis Felipe Slier, planteó definir salarios mínimos diferenciados, en función de las ventas y el tamaño de la empresa, ya que no es lo mismo un negocio con dos vendedores y ventas que permiten a sus dueños vivir, en comparación a una gran empresa con altos ingresos.

“Se podrían definir salarios mínimos para micro, pequeña, medianas y grandes empresas, y sin cargo al Estado que debe destinar los escasos recursos a otras prioridades”, señaló el experto.

Etiquetas
Comentarios