Prensa

Piñera conmemora 30 años del NO insistiendo: "La democracia venía enferma antes del 73"

TVU
Fotografía: Agencia UNO
Comparte

El presidente Sebastián Piñera encabezó un acto de “reflexión” en La Moneda para conmemorar los 30 años del plebiscito de 1988 que marcó el inicio de la transición a la democracia, con el triunfo del No a la continuidad de la dictadura.

En su discurso, el mandatario calificó aquel 5 de octubre como “un día luminoso y esperanzador”, porque a su juicio no solo triunfó el No, sino también la democracia, con el inicio de una “transición ejemplar en que todos hicimos nuestros mejores aportes”. “Tomamos una sabia y necesaria decisión”, dijo.

Como ha sido la tónica cuando se refiere a la dictadura, el presidente nuevamente quiso remarcar el contexto que para él dio origen al Golpe de Estado. Junto con afirmar que “ningún contexto justifica la violación a los derechos humanos”,  reafirmó que “nuestra democracia comenzó a enfermarse mucho antes del 11 de septiembre de 1973”.

Sin mencionarlos directamente, Piñera apuntó a los partidos y  movimientos de izquierda que tomaban fuerza desde los 60. “Gradualmente la política comenzó a contaminarse (…) avanzaban proyectos muy excluyentes”, dijo el mandatario. Apuntó a quienes manifestaban “un desprecio por lo que ellos llamaban la democracia burguesa, esa democracia había que destruirla por las balas o por los votos”.

Valoró hechos previos al plebiscito

El jefe de Estado reconoció que durante el “régimen militar” se cometieron crímenes contra los derechos humanos, pero dejó espacio para mencionar que también hubo avances. “Durante largos 17 años, y más allá de valorar muchas modernizaciones que se hicieron en esa época, restringió severamente nuestras libertades y cometió sistemáticos, graves e inaceptables atropellos a los derechos humanos“, dijo Piñera.

Por otro lado, resaltó que la transición “no comienza ni termina” con el plebiscito, pues “partidarios y detractores del régimen militar habían empezado a trazar los caminos” mucho antes.

En ese sentido destacó los planteamientos del “Grupo de los 24”; el “acuerdo nacional de 1985”, convocado por la Iglesia Católica; la formación de la Concertación de partidos por el NO; la Constitución de 1980 que -dijo- contempló la realización del plebiscito; y las resoluciones del Tribunal Constitucional entre el 85 y el 88 sobre la creación de normas para las votaciones.

“La semilla de la democracia ya estaba sembrada”, sentenció.

Etiquetas de esta nota:
Comentarios