Prensa

Deforestación del Amazonas: cada minuto avanza el equivalente a un estadio y medio de fútbol

Javiera Orellana
Fotografía: metrolatam.com
Comparte

El Instituto de Investigación Espacial Nacional de Brasil (INPE), agencia gubernamental cuyos satélites también monitorean el Amazonas aseguran que la destrucción de la selva se mantuvo estable durante los primeros meses de presidencia de Jair Bolsonaro, pero aumentó considerablemente en los meses de mayo y junio.

Sólo en el mes de junio, se perdieron 769,1 kilómetros cuadrados, lo que equivale a un área de la selva mayor que un estadio y medio de fútbol es destruido cada minuto. Según datos de INPE en el mismo mes de 2018 se perdieron 488,4 kilómetros cuadrados, lo que representa un 60% de avance.

Los grupos ambientalistas culpan al presidente Bolsonaro, pues ha permitido la reducción de controles sobre deforestación en el país. “Durante los pasados seis meses, Bolsonaro y su ministro de medio ambiente se han dedicado al desmantelamiento de la gobernanza ambientalista de Brasil y a neutralizar sus cuerpos regulatorios”. Carlos Rittl, secretario ejecutivo de la red de la ONG ambiental Observatorio del Clima, consignó CNN Chile.

El Instituto de Desarrollo y Renovables de Brasil (IBAMA), que se encargada del cumplimiento ambiental del país, ha visto su presupuesto reducido en 23 millones de dólares. El gobierno sólo ha nominado los titulares de cuatro de las 27 oficinas estatales con las que cuenta IBAMA.

En periodo de elecciones, Bolsonaro prometió que su gobierno se centraría en la recuperación de la economía y señaló que buscaría maneras de explorar el potencial económico del Amazonas.

Para Rittl, las conductas del presidente no deberían ser sorpresa, “Bolsonaro fue el primer presidente en la historia de Brasil en ser elegido teniendo una agenda abiertamente anti medio ambiente y un discurso anti indígena”, señaló.

Greenpeace por su parte ha llamado a Bolsonaro y a su gobierno “una amenaza para el equilibrio climático” y ha advertido que a largo plazo, sus políticas tendrán “un alto costo” para la economía de Brasil.

La selva del Amazonas es considerada “los pulmones del planeta”, produciendo el 20% de oxígeno en la atmósfera de la tierra. Tiene una dimensión aproximada equivalente a la mitad del territorio de Estados Unidos, lo que la convierte en la mayor selva tropical de todo el planeta y es vital en los esfuerzos para frenar el calentamiento global.

Etiquetas de esta nota:
Comentarios